Rodaballo al horno

Encuentra tu receta de rodaballo

Rodaballo al horno con alcaparras

El rodaballo es uno de los pescados más sanos y deliciosos que podemos encontrar, además de que prepararlo al horno es una opción muy sencilla pero al mismo tiempo versátil, ya que lo podemos acompañar de casi cualquier ingrediente.

En este caso vamos con una preparación sencilla con un toque muy mediterráneo. Se puede acompañar de patatas a lo pobre o asadas, verduras a la plancha o cualquier guarnición que se te ocurra y tomar con un buen vino blanco.

Rodaballo al horno con alcaparras

El tiempo de preparación y cocción en total es de unos 60 minutos y los ingredientes dan para aproximadamente 4 comensales.

Ingredientes

  • Un rodaballo de aproximadamente 1 kg limpiado previamente por el pescadero
  • Aceite de oliva

Para la salsa:

  • 1 cebolla dulce
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 2 cucharadas de alcaparras bien escurridas y enjuagadas
  • Un puñado generoso de perejil bien picado
  • 2 cucharadas de tomillo de limón (también se puede usar tomillo la uso, pero merece la pena buscar y utilizar el de limón)
  • 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Lo primero que haremos es poner a calentar el horno a 200º C para poder utilizarlo en cuanto tengamos preparado lo demás.

Colocaremos el rodaballo en una fuente de horno lo suficientemente grande como para que quepa entero sin problemas. Sencillamente rociaremos con un buen chorro de aceite de oliva y lo meteremos en el horno durante 20 minutos si pesa un kilo o 30-35 minutos si pesa 2 kilos.

Para saber si ya se ha cocido pinchamos con un cuchillo en la parte más gruesa, llegando a la parte más cercana a la espina principal. Si vemos que la carne está blanca, opaca y se desmenuza fácilmente es que el pescado está listo.

Mientras se cocina el pescado podemos ir preparando la salsa o pequeña guarnición. Primero cortaremos en finas rodajas la cebolla dulce. Entonces tomaremos un bol y agregaremos el zumo de limón, la cebolla dulce, las hierbas, el zumo de limón y el aceite de oliva.

Removemos bien hasta que todos los ingredientes estén integrados, agregamos la sal y volvemos a remover. Es importante probar la salsa para ver si tenemos que corregir la sal.

Si se quiere servir el rodaballo sin piel o que la piel quede crujiente, en el último momento se puede poner el grill del horno hasta que quede bien dorado. Esto hace también que para la presentación quede mucho más apetitoso.

Se sirve la salsa en una salsera aparte para que cada comensal la use según su gusto, pero siempre se puede rociar un poco sobre la bandeja con el rodaballo.