Rodaballo al horno

Encuentra tu receta de rodaballo

Rodaballo al horno al estilo italiano

Las recetas italianas siempre saben tentarnos con sus ingredientes naturales y sanos pero deliciosos. Vamos con una receta sencilla para hacer sobre todo en las comidas por lo completa y nutritiva que resulta.

Es una receta muy sencilla y su tiempo de preparación es de unos 60 - 70 minutos y al ser al horno tendremos tiempo para hacer otras cosas mientras esperamos a que la comida esté lista.

Rodaballo al horno al estilo italiano

Ingredientes

  • 1 kg aproximadamente de rodaballo (preferiblemente entero)
  • 400 g de tomates cherry
  • 400 g de patatas peladas y cortadas en cubitos
  • 40 g de aceitunas verdes deshuesadas
  • 40 g de aceitunas negras deshuesadas
  • 1 cucharada de cebollino seca
  • 1 cucharada de perejil fresco o deshidratado
  • Un vaso de vino blanco seco
  • 1 cucharada y media de aceite de oliva virgen extra
  • Sal al gusto

Preparación

El rodaballo debe pedirse preferiblemente ya limpio, sino quitaremos las vísceras y limpiaremos bien el pescado por nuestra cuenta, sin olvidarnos de secarlo muy bien con papel de cocina absorbente. Una vez hecho eso quitaremos las aletas y la cola.

Vamos entonces a preparar la bandeja de horno, colocando el tomate cherry, las aceitunas verdes y negras, y las patatas. Después agregaremos un poco de sal, perejil y cebollino, repartiendo bien por toda la bandeja. Sobre todo eso colocamos el rodaballo y lo ponemos en el horno durante 10 minutos a 200ºC.

Una vez pasado ese tiempo lo sacamos y vertemos el vino, tras lo cual lo volvemos a introducir en el horno y dejamos otros 45 - 60 minutos. Una vez hayan asado los primeros 40 minutos de cocción, revisaremos si ya se ha cocinado o necesita más agua.

Si se queda sin líquido a los 30 - 40 minutos, se puede agregar medio vaso más de vino o un cuarto de vaso de agua. Nunca puede quedar sin agua, cuidado con eso. Cuando se vea que queda una salsa espesa y a las patatas estén hechas (al pincharlas estarán blandas) ya lo podemos sacar del horno.

Para servir, se puede quitar la piel y cortar en filetes, servir quitando solo la piel y la espina grande central o sencillamente dejarlo sobre la mesa sin otra preparación (probablemente la última es la que mejor quede en la mesa, además de que facilita que se coma más despacio al tener que retirar espinas y demás, y por lo tanto de manera más sana).

¡Que aproveche!