Rodaballo al horno

Encuentra tu receta de rodaballo

Rodaballo al horno a fuego lento

Vamos con otra receta internacional que nos llega de un pueblo al que le encanta el pescado, los suecos. Se trata de una cocción sorprendente pero deliciosa que nos ofrece una comida sencilla pero muy sana que podemos tomar en cenas o en comidas acompañado de patatas o verduras.

La preparación es sencilla pero quizá al principio puede costar coger el punto de cocción. En la receta se explica el tiempo de cocción y cantidad de mantequilla según la cantidad de rodaballo y las raciones que queramos, pero en principio son para 3 - 4 personas.

Rodaballo al horno a fuego lento

Ingredientes

  • 4 cucharadas de sal marina gruesa
  • 1 rodaballo entero, sin vísceras y bien limpio.
  • 25 g de mantequilla por persona (en este caso 75g o 100g).
  • 2 cucharadas de rábano picante fresco rallado
  • 5 o 6 rodajas de limón
  • Sal marina gruesa

Preparación

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 100° C para más adelante.

Ahora espolvoreamos sal marina gruesa sobre un molde para hornear de tamaño suficiente para que queda el rodaballo entero.

Limpiaremos y secaremos bien el rodaballo con papel de cocina absorbente y lo colocaremos sobre el lecho de sal que hemos preparado, con su lado más oscuro hacia arriba. De manera opcional se pueden colocar unas rodajas de limón sobre el mismo.

Lo metemos en el horno. El tiempo de cocción del rodaballo será de 50 minutos por kilo, a lo que le añadiremos 5 minutos más si el peso es de menos de un kilo. Cuando pase el tiempo pinchamos con la punta de un cuchillo el rodaballo. Si vemos que la carne está blanca y opaca, es que ya está listo.

Unos 10 minutos antes de que acabe el tiempo, pondremos a derretir la mantequilla a fuego muy lento sin dejar en ningún momento que se empiece a quemar. Solo tiene que quedar con un ligero toque dorado y desprendiendo un delicioso aroma.

Hay que tener cuidado y remover continuamente, ya que la mantequilla se quema rápido, y si no se presta atención y se pone marrón o negra tendremos que descartarla.

Una vez hayamos sacado el rodaballo del horno, retiramos la piel y haremos unos filetes que colocaremos en una fuente. Entonces rociaremos la mantequilla derretida y después el rábano picante. La mantequilla restante la dejaremos en una salsera para que los comensales puedan agregar en su plato cuando quieran.

Bon appétit!